miércoles, 31 de enero de 2007

Vendida por dinero? - Fragmento de Anita Delgado



Estoy leyendo el libro de "Pasión India" de Javier Moro. Cuenta la historia de Anita Delgado, una bailarina de flamenco que se casó con una maharajá indio. Pero bueno... la historia y comentarios adicionales los haré cueando termine de leer el libro.

Ahora a lo que iba es a presentaros un fragmento del libro. Es un diálogo (y los pensamientos posteriores) entre Anita Delgado y su madre:

- Mamá -le dice interrumpiéndola-, es muy importante que respondas con toda sinceridad a la pregunta que te voy a hacer... Cuando trataste y decidiste mi boda con el maharajá, ¿te dijo que estaba casado... y que ya tenía cuatro mujeres?

Doña Candelaria se siente incómoda. Aprieta la correa de su bolso con los dedos. La pregunta la importuna.

- Me lo dijo. No sólo me lo dijo, sino que insistió en que te lo dijera. Pero no lo hice. Me dijo que él no abandonaría nunca a sus mujeres porque se debía a ellas, pero que te trataría como a una esposa europea, que no te faltaría de nada y que haría todo cuanto pudiera para hacerte feliz.

- ¿Por qué no me lo dijiste?
- Para no asustarte, hija.

Ante la mirada de tremenda decepción de Anita, doña Candelaria se apresta a darle explicaciones:
- Tu padre y yo estábamos en una situación desesperada y...
- Déjalo mamá. Es mejor que no sigas.

Anita no quiere oír más. Se queda mirando a su madre como si no la conociera, como si en ese mismo momento la descubriese por primera vez. Ni siquiera le guarda rencor, de repente sólo siente un tremendo cansancio. Cuando por la noche se mete en la cama, se seca las lágrimas con la funda de la almohada. Le queda un regusto amargo en la boca: el sabor de la soledad. Hasta hoy pensaba que sólo podía sentirlo en la India y que tenía que ver con el desarraigo, pero acaba de darse cuenta de que lo lleva dentro, como un mal incurable.

Qué os parece cómo se comportó su madre? Espero no verme jamás en una situación de necesidad como en la que estuvo su madre cuando tomó la decisión de dar la mano de su hija al maharajá indio. La decisión fue buena, quizá incluso la mejor; pero el modo en el que se tomó no fue del todo limpio diría yo. Una mentira es siempre algo negativo; y más aún en este caso cuando todo afecta al futuro de otra persona: y no de cualquier persona sino de lo que más quieres en el mundo: tu hija!!

9 comentarios:

Fernando* dijo...

Puffff complicada pregunta de verdad... seguramente de haber sabido la verdad no se hubiera casado, pero lo importante es ¿fue feliz en su matrimonio?

Alba dijo...

La gravedad de una mentira se podría medir por la intención con la que se dice y por el efecto que causa. Parece ser que aquí la intención es que la hija no cambie de opinión respecto a la boda y el efecto que causa es decepción y soledad. Se puede una sentir muy sola aún estando en compañía de mucha gente.

Gracias a tu post he estado buscando información por ahí, ya que no conocía ni esta historia ni este libro. Me ha parecido muy interesante y el fragmento que has escogido muy significativo. Me gustará leer tus comentarios cuando lo acabes. Creo que yo también lo leeré.

Muchos besos y nuestro voto desde el agua.

Lucía dijo...

La verdad es que la mentira que comentas me parece una mentira terrible, en todos los sentidos, por su magnitud, porque es una mentira a una hija...aunque creo que también habría que considerar el grado de necesidad de la madre...porque tampoco queda demasiado claro hasta donde llega. Yo no digo que cualquier mentira pueda estar justificada por una necesidad suficientemente grande...pero la vida muchas veces no es tan sencilla como una serie de principios éticos. Otra cosa, es que la gente que no tiene necesidad mienta solo por beneficio, con mala fe. Uff, creo que esta vez has planteado un tema muy complicado.

Beita dijo...

Fernando -> La felicidad es un término muy complicado de definir ya que es muy puntual pero.. s epuede decir que sí. Lo que pasa que nuestra cultura y la india son muy diferentes: empezando por la poligamia masculina, la mannera de vivir, las riquezas de la realeza... El tener a la familia lejos tamnbién hace mucho, y más si eres una muchachita de 17 aNos. Pero ella le pregunta eso a su madre tras 10 aNos de matrimonio :-P

Alba -> Lo que le pasa a ella es q se sinete muy sola. Ella pensaba q eso ocurría sólo pq en la India no estaba su familia pero resulta que en su tierra, en EspaNa ocurre lo mismo: y no conoce ni a su madre tras enterarse de que le mintió!!
Te recomiendo el libro encarecidamente. Es fantástico. A parte, no es sólo una novela basada en hechos reales sino que cuenta la historia de la India, costumbres... y a mí es un país que me apasiona: espero poder ir a conocerlo pronto!
El libro tb lo puedes encontrar en la fnac

Beita dijo...

Lucía -> La situación en la que estaban lo padres cuando el tema de la boda se plantea es un poco difícil...pero bueno, os podéis imaginar: familia con 2 hijas. No tienen mucho dinero y ellas (las hijas) no pueden estudiar sino que se ganan la vida haciendo lo que pueden: en este caso son bailarinas. Según todo se pinta en el libro, no son tan pobres (a ver, no viven debajo de un puente pero son más pobres que la media de los que leemos este blog; vamos, típica familia de ciudad (Andalucía para dar más seNas de pobreza) a principios del siglo XX)... pero claro, comparado con el rey indio que viene a cortejar a la muchachilla ... puf!!

Lucía dijo...

Pues la verdad tal y como me planteas que es la situación familiar del caso del libro, yo creo que la mentira de la madre no está justificada...porque una cosa es tratar con el principe indio e incluso tratar de convencer a la hija, pero con la verdad por delante, ¿tu que opinas?

Beita dijo...

Yo opino lo mismo. Los padres no están en una situación tan desesperada como para tener que "vender" a su hija. Cierto es que el rey indio es un encanto, guapete, RICO... pero aún así!! Que ya no estamos en la Edad Media, por favor!! Lo de apañar los matrimonios ya no se lleva!!

c.o.v. dijo...

Bueno, allá va mi opinión.

Leí el libro, conozco la historia de España del s.XX, y su situación socioeconómica, y conozco la India, sus costumbres y situación actual (aunque no tanto como me gustaría)

Y sinceramente, los comentarios del tipo "es que no estamos en la edad media para apañar los matrimonios", son típicos de personas que tienen la suerte de pertenecer a ese 20% de la población mundial que puede más o menos decidir por su propia vida porque no le obligan motivos religiosos, económicos o de esclavitud.

Sí, he dicho esclavitud.

A día de hoy es de lo más "normal" apañar matrimonios, hablemos de la India, por ejemplo. Los pobres venden a sus hijas porque de todas maneras no tienen para mantenerlas, y los ricos apañan matrimonios porque hay que mantener el Gran Dinero dentro de la Familia...

Y cuando digo Gran Dinero, quiero decir GRAN DINERO...

Evidentemente, "nosotros" en esta Europa de hoy no podemos concebir en nuestra mente que esa madre vendiera a la pobre Anita, pero en su día esa madre pensó que era lo mejor, Y CUALQUIER OTRA TAMBIÉN LO HABRÍA HECHO EN SU LUGAR.

Cuestión de circunstancias históricas.

Bueno, niña, me estoy pasando por todos los blogs del concurso, asqueada como estoy de lo de los chanchullos, sabes... Así que estoy haciendo TODOS los blogs, por categorías y alfabeticamente.

Un saludo, niña, y un votillo.

http://cov.punto-rojo.org/

Cris dijo...

A mi no me parece justificable el comportamiento de la madre en ningún sentido. Mientes a tu hija para que solucione la situación familiar. Hay otras formas y otros métodos y si al final tanto madre como hija optan por el del matrimonio convenido, al menos que pueda conocer todos y cada uno de los aspectos que van a marcar su matrimonio. Normal que la chioca se sienta sola, descubre que es una mujer mas en la vida de su marido y que después de aceptar un matrimonio convenido su porpia madre le ha mentido. Descubre dos cosas muy fuertes de, tal vez, las dos personas más importantes de su vida.